La resistencia de Pedro Sánchez a convocar elecciones generales, pese a su compromiso en la moción de censura que le llevó al Palacio de la Moncloa, encuentra su explicación en laúltima encuesta de GAD3 realizada para ABC. El hundimiento de Unidos Podemos arrastra al bloque que aupó a Sánchez a la Presidencia del Gobierno, y hoy por hoy los partidos del centro derecha sumarían una holgada mayoría absoluta en el Congreso, en parte debida a la fuerte irrupción de Vox en el escenario político nacional.

Las elecciones estarían marcadas ahora mismo por dos factores: la fragmentación y la volatilidad del voto. A estas alturas ya no se esperan mayorías absolutas, sino apoyos muy repartidos. De hecho ningún partido rozaría siquiera el 30 por ciento de los votos. En 2016, el PP ganó las elecciones con un 33 por ciento, y en 2015, con un 28,7 por ciento, el resultado más bajo hasta ahora. En 2011, última vez que hubo una mayoría absoluta, los populares ganaron con un 44,63 por ciento (186 diputados). Si las elecciones generales se celebrasen ahora, el PSOE sería el ganador, pero solo con un 26,5 por ciento de los votos, el resultado más bajo de la historia para el primer partido en las urnas.

El 88 por ciento de los votos se reparten entre cinco partidos nacionales. A esa fragmentación, se une una alta volatilidad, como informó ayer ABC. Según la encuesta de GAD3, casi un 40 por ciento de los entrevistados (el 37,7 por ciento) reconocen que es probable que cambien su voto hasta el día de las elecciones. La incertidumbrellegaría pues hasta el mismo día electoral, con importantes corrientes de votos de unos partidos a otros.

El PSOE sería el ganador a día de hoy con una subida de 2,3 puntos en estimación de voto respecto a la encuesta de diciembre, y 111 diputados, siete más que el mes anterior. Ese primer puesto, en el panorama político actual, resulta engañoso, ya que la victoria electoral se medirá en función de la capacidad de pactar. Y la suma de socialistas con independentistas, populistas y Bildu, que son los que apoyaron a Sánchez en la moción de censura, se queda lejos de la mayoría suficiente para gobernar.

El lastre de Pablo Iglesias

Este bloque sufre el lastre de Unidos Podemos, que literalmente está cayendo en picado. Los de Iglesias, en plena crisis por la fuga de Íñigo Errejón y la descomposición del partido, caerían hasta el 11,6 por ciento en estimación de voto (confluencias territoriales incluidas), lo que les dejaría con solo 31 diputados, siete menos que en la encuesta del mes anterior y muy lejos de los 71 obtenidos en las elecciones generales de junio de 2016.

Hay que mirar al centro derecha para encontrar una alternativa con fuerza suficiente para llegar a La Moncloa. El PP recupera la segunda posición en estimación de voto, con un 23 por ciento, 2,5 puntos más que en diciembre, mes en el que sufrió una fuerte caída, en pleno ascenso de Vox.

El trabajo de campo del barómetro de GAD3 se hizo del 14 al 16, y del 22 al 24 de enero. Recoge el impacto de la Convención Nacional del PP, que supuso, según los populares, un «rearme moral e ideológico» del partido. Además, el pacto en Andalucía parece haberle sentado muy bien al partido de Pablo Casado, que lideró las negociaciones con Ciudadanos y con Vox, cada uno por separado, para al final poder tener sus votos en la investidura de Juan Manuel Moreno. Los de Casado sumarían ahora 97 diputados en el Congreso, ocho más que el mes pasado, pero muy lejos aún de los 137 obtenidos en las urnas en el verano de 2016.

La alianza del PP con Ciudadanos sería claramente insuficiente, pues los de Albert Rivera retroceden hasta el 17,1 por ciento en estimación de voto, 3,6 puntos menos que en diciembre. Ciudadanos se quedaría con 61 diputados, frente a los 74 que alcanzaba en diciembre. Con todo, el partido de Rivera sigue estando más fuerte que en 2016, cuando logró 32 escaños.

El PP y Ciudadanos sumarían ahora 158 diputados, lejos aún de los 176 necesarios para una mayoría absoluta. Los 23 diputados que conseguiría Vox en este momento serían fundamentales en un pacto de centro derecha «a la andaluza». Los tres partidos sumarían 181 escaños en el Congreso.

Al partido que lidera Santiago Abascal le ha venido bien el resultado de las autonómicas en Andalucía, y también el altavoz que logró en la mesa de negociación con el PP para «vender»su programa en toda España. El resultado es que si en septiembre tenía un diputado, en diciembre pasó a 19, y ahora en enero llega a los 23, con un 9,8 por ciento de votos. En la evolución de Vox se observa, sin embargo, cierta ralentización en este último mes, tras una irrupción espectacular en diciembre.

El gran perjudicado dentro del bloque de la derecha por el ascenso de Vox parece ser, ahora mismo, Ciudadanos, quien trata de subrayar con claridad su posición en el centro para marcar su terreno, y pretende beneficiarse del deslizamiento del PSOE hacia la izquierda, paraneutralizar a Podemos, y del PP hacia la derecha, para frenar a Vox. El reparto de papeles entre PP, Ciudadanos y Vox, cada uno en su espacio, podría ser efectivo en las urnas.

Pulso de bloques

Los 181 diputados de PP, Ciudadanos y Vox, siempre que se repitiera el pacto andaluz, superan al bloque de la izquierda y los independentistas: el PSOE y sus socios actuales sumarían ahora mismo 169 diputados. En porcentaje, el centro derecha llega al 49,9 por ciento, y la izquierda (PSOE y Unidos Podemos) se quedan en 38,1. Si a estos últimos se unen los otros socios de Sánchez, independentistas, PNV y Bildu, la suma total sería del 44,3 por ciento, todavía 5,6 puntos por debajo del centro derecha, lo que evidencia que Sánchez llegó al poder sin ganar las elecciones, y se mantiene en él de espaldas a una mayoría social.

Una tercera opción, que siempre se baraja, es la del PSOE más Ciudadanos, pero no llegan a la mayoría:se quedan en 172 escaños. El problema de esta vía es que cualquier opción para un tercer socio parece, a priori, incompatible con uno de los dos.

El bipartidismo recupera fuerza

En el barómetro de GAD3 se refleja, además, un fortalecimiento del «bipartidismo» frente a los vaivenes de los nuevos partidos. PP y PSOE suman un 49,5 por ciento de los votos, y los otros tres nacionales,un 38,5. En diciembre, populares y socialistas se quedaron en un 44,7 por ciento, frente al 43,6 por ciento de Ciudadanos, Podemos y Vox.

Fuente: https://www.abc.es/espana/abci-pp-ciudadanos-y-suman-mayoria-181-escanos-mientras-podemos-hunde-201901272301_noticia.html